El tercer reto matemático, de 5º de Primaria, consistía en resolver una serie de operaciones que se ocultaban, ordenar los resultados según la tabla y colorear de color amarillo los repetidos.