Los niños y niñas de 3, 4 y 5 años descubren lo que es capaz de hacer la enfermera Poppy, cuando tienen que sustituir a la doctora con la sala de espera atiborrado de pacientes.