A continuación tenéis la canción que todos juntos cantaremos el Acto de "Clausura de la Bienvenida" y una breve explicación del Proyecto de Bienvenida.

Siguiendo la línea de cursos anteriores, el claustro de maestros ha decidido elaborar un "Proyecto de Bienvenida" para el Inicio del Curso.

Cuyo objetivo es  facilitar la vuelta al cole creando un ambiente de bienvenida donde los alumnos se conozcan, generen vínculos de confianza e integración durante las primeras semanas del año escolar, los cuales constituyen la base para generar un clima favorable para el aprendizaje.

Justificación:                                                                                                                     

La necesidad de incorporar la Educación Emocional a la educación formal ha sido recogida por los legisladores. El actual marco legislativo incorpora en el currículum de forma clara e inequívoca la necesidad de trabajar las capacidades que hacen referencia a la interacción e integración social y al equilibrio personal, con el mismo nivel de importancia que otras más tradicionales de tipo cognitivo y lingüístico. Así, la LOMCE, dando continuidad al planteamiento iniciado por la LOGSE, habla en sus fines de alcanzar el pleno desarrollo de la personalidad y de las capacidades del alumnado.

Esta incorporación al currículum de los objetivos y contenidos propios de la Educación Emocional supone, por una parte, un factor de calidad en el sistema educativo, pues lo orienta hacia una formación integral y el pleno desarrollo de la persona atendiendo a las competencias básicas referidas al ámbito personal y social. Y también supone una prevención inespecífica, que se encamina a reforzar habilidades personales que pueden actuar como factores preventivos o “protectores”, frente a problemas con trasfondo emocional y que afectan a nuestra sociedad cada vez con mayor frecuencia y gravedad.

   En su preámbulo, la nueva ley pone de manifiesto que la educación es el medio más adecuado “para construir la personalidad de los jóvenes, desarrollar al máximo sus capacidades, conformando su propia identidad personal y su comprensión de la realidad social, integrando las dimensiones cognoscitiva, afectiva y moral”. El pleno desarrollo de la personalidad y de las capacidades afectivas del alumnado se señala como un fin de la educación, así como la prevención y resolución pacífica de conflictos.

 Todo ello se ve reflejado en el currículum de Educación Primaria, especialmente en las llamadas competencias básicas, y en concreto en dos de ellas (RD 17/2018 de 26 de marzo por el que se establecen el currículum básico, regula los elementos transversales que deben estar presentes a lo largo de Educación Primaria).

 Se han diseñado una serie de dinámicas encaminadas a la acogida de los alumnos nuevos y dar la bienvenida a  todos los miembros de la comunidad a principio de curso.

Como actividad central, en este curso hemos seleccionado la actividad "El árbol que deja huella", que consiste en diseñar un árbol sin hojas en una cartulina grande, material reciclado o papel continuo, y decorarlo con hojas (las hojas serán las huellas de los alumnos impregnadas en tintas de colores). Hemos elegido la realización de esta actividad  porque crea de una forma muy visible lo que simboliza la conciencia de grupo. El árbol se convierte en un elemento integrador, en algo que une o reúne todas las hojas, todas las huellas. Es importante hacer ver a nuestros  alumnado que sin el árbol no existirían las hojas, que el árbol es esencial para que las hojas existan.

Por tanto, de lo que se trata es de que los alumn@s vayan creando en el aula un árbol que sea sano y fuerte. Un árbol que crezca en todo su esplendor y con unas raíces profundas que lo hagan indestructible frente a las adversidades. Si se consigue crear un árbol de estas características, las hojas, las huellas irán creciendo de forma espontánea. Irán naciendo las huellas como irá naciendo la conciencia de grupo. Y su crecimiento estará lleno de alegría y de color o, mejor dicho, de muchos colores que representan todos los matices que existen en un aula.

Como docentes, creemos que una de tus principales metas es, efectivamente, dejar huella en nuestros alumnos. Muchos docentes creen que sólo es posible dejar huella a través del conocimiento y la transmisión de la información. Nosotros creemos que no es así, que hay otra forma de dejar huella en nuestro alumnado y es a través de los sentimientos, a través de actividades de este tipo en la que no enseñamos conceptos, sino que enseñamos el valor de los sentimientos, de la cooperación y de solidaridad.