No hay mejor manera de empezar el verano para los niños y niñas de comedor que comiendo un calipo de Frigo.