The school began on 15th September 2006 and it was inaugurated on the 26th February 2007.

 

 

 

 

El Rey Carlos III

 

El 20 de enero de 1716, nace en Madrid el hijo de Felipe V y su segundo esposa Isabel de Farnesio, futuro rey de España, Carlos III. Era un niño “muy rubio, hermoso y blanco” que fue educado: primero, por María Antonia de Salcedo (del que siempre guardará un bonito recuerdo); en segundo lugar por el duque de San pedro. Fue instruido según la época: religión católica, formación humanística, militar y lenguas extranjeras. Dichas áreas fueron complementadas por el baile, la música y la equitación; sin olvidar la caza y la pesca. Aficiones, ambas, que practicó siempre.  infancia cuando Carlos se aficionó a la caza y a la pesca, pasiones, especialmente la primera, que nunca abandonaría a lo largo de su vida.

 

En 1.731, el joven Infante Carlos, con quince años de edad, asciende a regentar los ducados de Toscana, Parma y Piacenza, después de la muerte del duque Antonio de Farnesio –sin descendencia-. Posteriormente, tras conquista de Napolés por Felipe V, se convirtión en rey de aquel territorio con el nombre de Carlos VII, con tan solo 19 años de edad. En Napolés vivió cerca de veinticinco años, después de haber llevado a cabo una política reformista en una zona conflictiva, debido al poder de las clases privilegiadas. En esta labor fue ayudado de su querido consejero Bernardo Tanucci. Formó una familia numerosa de trece hijos al casarse con María Amalia. De esta época aprendió el valor del trabajo ordenado, exigente (influenciado por sus profundas creencias religiosas) y, sobre todo, a ser un rey práctico y muy querido por un pueblo que, después del reinado de Carlos, se sentía más italiano a la vez que más presente en la política internaciona.

 

La muerte sin descendencia de su hermanastro Fernando V, le hace ser proclamado rey de España (en 9 de diciembre de 1.759)  dejando el reinado napolitano a su hijo Fernando IV. Sin embargo la felicidad por dicha proclamación fue breve. Su mujer, murió al cabo de un año, hecho que entristeció mucho al rey.

 

El monarca mantuvo durante unos treinta años de reinado una vida exigente, dedicada a su labor reformista y un gran sentido cívico-religioso. Estas características han hecho considerar a Carlos III “El Mejor alcalde de Madrid”. Entre las mejoras ordenadas se encuentran: el empedrado y saneamiento de calles, embellecimiento y mejora de Madrid, el Museo del Prado, el Observatorio Astronómico, el Jardín Botánico, fuentes de Neptuno y Cibeles, etc.

 

El monarca, que era muy responsable en su trabajo como rey, pero se percataba del empeoramiento de sus capacidades de trabajo debido a la inevitable vejez, decidió delegar  las funciones del Gobierno en el conde Floridablanca, convirtiéndose en Primer Ministro. El recuerdo de su esposa, las malas relaciones con su hijo Fernando, rey de Nápoles, y la muerte en 1.783 de su amigo-consejero Tanucci seguida del fallecimiento de su querido hijo Gabriel, fue insuperable para Carlos III. El rey murió, tras una breve enfermedad el 14 de diciembre de 1.788, en Madrid.

 

“En cuanto a su apariencia personal, bien puede decirse que no era nada agraciado. Bajo de estatura, delgado y enjuto, de cara alargada, labio inferior prominente ojos pequeños ligeramente achinados, su enorme nariz resultaba el rasgo más distintivo de toda su figura. A todo ello había que añadir un progresivo ennegrecimiento de su piel a causa de la actividad física de la caza, práctica cinegética que continuadamente realizaba no solo por motivos placenteros, sino como una especie de terapia que él consideraba un preventivo para no caer en el desvarío mental de su padre y de su hermanastro. El retrato con armadura pintado por Rafael Meng confirma los rasgos físicos de Carlos maduro y la pintura de Goya, presentándolo en traje de caza, con una leve sonrisa en los labios entre burlona y bondadosa, lo ha inmortalizado como un rey campechano y poco preocupado por la elegancia del vestir”